Allí donde solíamos gritar

Loading...

martes, 18 de diciembre de 2012

Trabajo final: Capítulo X


Otro día más amanece que no es poco. Me quedo sentado en el borde de la cama pensativo, dubitativo y sobre todo dormido, muy dormido. Creo que esto de madrugar no es bueno para nadie y menos en estos momentos. Hoy toca un día muy largo de trabajo y lo único que me apetece es perderme por las calles de Madrid, no dar ninguna explicación a nadie de porqué me apetece estar solo, solo tengo veinte años y me siento como un anciano, como si mi vida estuviera pasando tan deprisa que no pudiera detenerme, disfrutar de lo que tengo y  ser feliz. Las circunstancias no son las mismas que hace unos meses en los que él estaba bien. Todavía recuerdo aquel momento, hace dos o tres semanas– ya no sé ni en que día vivo- en los que yo me encontraba en casa con mi padre viendo la tele cuando de pronto le noté diferente.

domingo, 25 de noviembre de 2012

También en el infierno llueve sobre mojado


Si alguna vez he dado más de lo que tengo, me han dado algunas veces más de lo que doy, se me ha olvidado ya el lugar de donde vengo y puede que no exista el sitio adonde voy.

A las buenas costumbres nunca me he acostumbrado, del calor de la lumbre del hogar me aburrí, también en el infierno llueve sobre mojado, lo sé porque he pasado más de una noche allí.

En tiempos tan oscuros nacen falsos profetas y mucha golondrinas huyen de la ciudad, el asesino sabe más de amor que el poeta y el cielo cada vez está más lejos del mar.

Lo bueno de los años es curan heridas, lo malo de los besos es que crean adición; ayer quiso matarme el hombre de mi vida, apretaba el gatillo… cuando se despertó.

Me enamoro de todo, me conformo con nada.

(Joaquín Sabina, Siete crisantemos)



lunes, 12 de noviembre de 2012

Pie forzado

El tiempo pasa, pasa muy rápido, tanto que cuando nos queremos dar cuenta ya no podemos dar marcha atrás. Ya había pasado un tiempo desde que murió su padre, ya había conseguido seguir adelante junto a ella, había comprendido que la vida sigue y si te quedas sentado a mirar como pasa, entonces luego te arrepentirás de las cosas que no hiciste. Él nunca había sido un chico de cultura, nunca hubiera pronunciado una frase del estilo de "Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca", haciendo referencia a Jorge Luis Borges; sino que él lo único que sabía era lo que había vivido. Todo lo que le había llevado a este punto en el que se encontraba, era lo único que le servía para seguir luchando, una familia y una persona, era lo único que le daba fuerzas para seguir adelante. Estoy hablando de un chico, un hombre, un ciudadano normal, de esos que pasan desapercibidos pero que tiene su propia historia. No es una historia fantasiosa, ni tampoco ideal, sino que es su historia real, la vida en sí. Todo esto nos lleva a ver cómo "A través del sufrimiento se alcanza el conocimiento" , como decía Virginia Woolf; cómo nuestro héroe va a seguir luchando y aprendiendo de todo lo que la vida le va regalando o quitando.

martes, 6 de noviembre de 2012

Gritos mudos en mi sien

Afinas tu arco, disparas, me haces daño, no te cansas, nunca ves el fin...
YO intentando hacer las cosas a la perfección, TÚ recriminando cualquier paso que doy
¿no te das cuenta que no puedo más, que no aguanto más?
Bien, te has dado cuenta, NO SOY PERFECTA, NO LO SOY
Lágrima que cae, seguida de otra, y otra más
Palabras que suenan en mi cabeza y me hielan el pecho
¿Tengo yo la culpa? ¿Tengo yo la culpa de todo esto? Porque empiezo a pensar que si

lunes, 5 de noviembre de 2012

Juana Castro, poetisa y mujer

Juana Castro, se hizo esperar y eso era señal de que sería una visita bastante especial. La poetisa nacida en Córdoba, llegó el pasado día 31 de octubre acompañada de la también escritora Noni Benegas. La charla comenzó  a modo de entrevista, ya que Noni Benegas nos introdujo en cierta parte en la vida de Juana Castro y nos guió hasta que la poetisa comenzó a describir una serie de escenas, las cuales nos guiaban a ver que nos estaba dedicando unos momentos vividos, vividos por ella misma. Ella estaba totalmente volcada con aquellos que la estábamos escuchando y que provocaba en la autora una comodidad. La forma en la que Juana nos iba recitando muchos de sus poemas, los cuales iba intercalando a medida que nos explicaba su forma de ver y vivir la poesía  y cómo todos los acontecimientos que le han ido surgiendo a lo largo de su vida, han sido muy importantes para poder escribir. La cercanía y la sinceridad con la que la poetisa nos hablaba, era principal motivo de que los poemas que iba recitando fueran calando cada vez más en mí y me mostraban que detrás de unos versos escritos y recitados, se escondía una gran historia.


Juana aseguraba que siempre había querido escribir poesía y que era algo que le llenaba, ya que la poesía transmite todo lo que quieras expresar, todos esos sentimientos que necesitas plasmar en papel para poder recitarlos y mostrarlos al mundo. Una de las publicaciones de Juana es la obra titulada "Del dolor y las alas" o "Los cuerpos oscuros", de los cuales nos recitó una serie de poemas. Sin duda alguna, Juana consiguió que los versos que estaba recitando, llegaran claros y limpios a nosotros y sobre todo hacernos ver que la poesía transmite lo que uno quiera plasmar y regalar al público lector. Por último, quiero dejar un poema que realmente me impactó y que consiguió helarme por un momento y hacerme ver lo hermoso y duro que era a la vez. Este poema se titula "Amor mío"

Amor mío

Antonia buena chica ingresó ya cadáver.
Carmen muy educada vaqueros blusa beis
y Raquel silenciosa es amor.
Amor de amenazar, amor de amurallar,
amor de amartillar
y de amasijo,
Amor de amoratar.
Rosa, Lola, María,
Inés, Luisa mi amor.
Compañero mi amigo, mi enemigo.
Rafael veinte años arma blanca su novia en una calle
José Pablo dos hijos divorciado
y Raúl empresario gran sonrisa el amor
Es el amor que amengua, que amuralla
que amortece y amarra.
Amor de amuñecar, amor que es amputar
amor de amilanar
y de ambulancia.
Amor de amordazar.
Manuel, Félix, Cristóbal,
Jaime, Isidro mi amor.
Mi señora, mi dueña,
mi rehén.
Amo mío mi amor.
El anillo no sabía.
El anillo.
El cuchillo.











domingo, 4 de noviembre de 2012

Eterno retorno

¿Cómo hablar y estar ausente?, ¿cómo querer empezar de nuevo sin olvidar lo que ha pasado? ¿Cómo hacer que esto acabe y poder volver al punto de partida?
Palabras, gestos, caricias, tú, frío, calor, manta, tú, hospital, aire, tú, yo, enfermos, llanto, tú, agua, ventana, yo, soledad, libro, silencio, yo, lágrima, cama, ropa, tú, mensaje, llamada, tiempo, yo, cigarro, sudor, ceniza, fuego, coche, beso yo, tú, yo, tú, yo, tú...y el eterno retorno
¿Qué hacer cuando me das todo y luego me lo quitas? ¿Qué hacer cuando me abres esa puerta que solo da acceso a tu ser y luego me dejas la puerta cerrada para no dar el siguiente paso? ¿Cómo he de saber qué es lo que quieres si tu boca dice una cosa y tus gestos y acciones dicen todo lo contrario?
Eterno retorno, viviendo en un eterno retorno...eterno porque no tiene fin viable y visible y retorno porque siempre llegamos al mismo punto del que empezamos...a "La nada" y a "El todo".